Cumplo en America Economía

Pedir un préstamo al banco puede frustrar a cualquiera por el papeleo y la alta tasa de interés. Cumplo.cl apuesta por satisfacer a estos desencantados.

Cumplo.cl es una plataforma Web que opera como un verdadero remate on line, donde el solicitante presenta su propuesta de crédito con el monto y tasa a la que aspira, que luego va siendo aceptada por diferentes inversionistas quienes aportan distintos montos.

En 2008 la empresa GrowMe tuvo un excelente comienzo con su negocio enfocado en la fabricación y venta de camas para niños, que se van adaptando al crecimiento de los menores. Muy pronto decidieron ampliar su línea a barandas, cajones, fundas y otros productos, reemplazando los barnices tradicionales de los muebles por ceras naturales. Todo este crecimiento requirió de un capital adicional de CH$8 millones (US$15.977,6) que los emprendedores partieron a buscar al banco.

Una respuesta deficiente y cara recibió Jorge Andrés Uribe, gerente comercial de GrowMe. “Cuando solicitamos el crédito en el 2011, el proceso fue bastante incómodo y unilateral porque el banco nos exigió una serie de garantías para sustentar nuestro negocio, desde un aval e hipoteca de la casa hasta ser codedudor solidario junto como mi señora”. Todo para un préstamo con una tasa de interés de 25% y a un año plazo, si el comité del banco lo aprobaba.

El emprendedor estaba a punto de arrojar la toalla cuando se enteró de Cumplo.cl, una plataforma Web que opera como un verdadero remate on line, donde el solicitante presenta su propuesta de crédito con el monto y tasa a la que aspira, que luego va siendo aceptada por diferentes inversionistas quienes aportan distintos montos. Tras estudiar el sitio, se apuntó para hacer la operación de crédito. Obtuvo el financiamiento que buscaba a una tasa del 14% y a un año de plazo, en un período de tan sólo cinco días.

De esa forma, dice Uribe, “pasamos de una situación totalmente unilateral donde el banco me cuestionaba mis números y me exigía documentación adicional, a una relación bilateral”, describe Uribe, “ya que a los inversionistas en Cumplo sólo les interesaba saber qué era lo que yo iba a hacer con la plata, con una mirada de largo plazo. Además, el sitio es más transparente porque interactúas directamente con cada uno de los inversionistas, cosa que no ocurre en el banco”.

WIN WIN. Si bien prestarse dinero entre personas es una práctica que se ha realizado por siglos de manera informal, el alcance de Internet y las redes sociales ha gatillado un desarrollo explosivo del modelo en el mundo, consolidándose en el P2P (Peer to Peer, por sus siglas en inglés) lending o préstamos entre personas.

Dentro del P2P hay dos importantes categorías, una está conformada por empresas orientadas al financiamiento de proyectos de alto impacto o innovación social, sin fines de lucro y donde destacan firmas como UniThrive, KIVA y MicroPlace. “Varias de estas iniciativas son de tipo crowdsourcing y su foco es generar financiamiento popular con montos muy bajos, al estilo del `banco de los pobres` de Grameen Bank”, dice Guillermo Beuchat, experto en innovación de modelos de negocios de la consultora Transforme. “Aquí lo que motiva al inversionista es la causa y no ganar intereses”.

Otras empresas P2P, en cambio, se han planteado ser una real alternativa frente a los bancos para personas naturales, pymes y entidades con fines de lucro, a este tipo pertenece cumplo.cl. “Estos emprendimientos claramente buscan saltarse al banco, ofreciendo a los solicitantes alternativas de crédito a tasas mucho más atractivas, mientras que los inversionistas se ven atraídos por la posibilidad de ganar intereses”, dice el consultor.

Entre éstas últimas empresas figuran Zopa (Rusia) que data del 2005, seguido de Prosper y Lending Club (Estados Unidos), y son justamente estas compañías las que más han crecido.

A la chilena. Tras analizar la industria mundial del P2P, recuerda Nicolás Shea, fundador de Cumplo.cl, decidió tomar lo mejor de Zopa, Prosper y Lending Club para construir la experiencia del sitio chileno.

Con recursos propios y la ayuda de inversionistas ángeles, el empresario logró arrancar oficialmente con esta startup en mayo del 2012, “y desde entonces a agosto de este año se han cerrado 270 créditos a través de nuestro sitio, lo que representa un valor de $4.000 millones (US$7,9 millones), con 0% de morosidad en los créditos de empresas y 5% en el caso de los créditos de consumo”.

Una de las aristas más llamativas de la operación es que, es el mismo solicitante del crédito quien define las condiciones de la operación (monto, plazo y tasa) y los inversionistas rematan la tasa a la baja dentro de este sistema inverso. “Si se recauda más de lo solicitado la tasa comienza a bajar”, dice Shea, “así, una vez aceptada la propuesta de crédito en línea, lo único que el solicitante debe realizar después es firmar los pagarés en notaría”.

Los inversionistas, en tanto, obtienen una baja volatilidad en la inversión con pagos mensuales, explica el fundador del sitio, subrayando que son exigentes en elegir a los usuarios que entran a esta red.

Ahora, hay un costo para los clientes por el uso de la plataforma, el cual depende de los montos recaudados y del tipo de préstamo a transar, que puede ser crédito de consumo, automotriz o para Pyme.

Con todo, el emprendimiento no ha estado exento de traspiés. En junio de 2012 fue acusado por el regulador chileno, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) por infringir la Ley general de Bancos y captar dinero sin tener giro bancario. Las aguas de apaciguaron luego de que Shea solicitara una audiencia con el regulador para explicar el modelo.

Al final, dice Beuchat, “va a ocurrir lo mismo que en Estados Unidos, donde la SEC (Comisión de Valores) creó una normativa para regular el P2P”.

Retaguardia. Pero, si la fórmula de P2P existe desde 2005 y ha prendido tanto, ¿por qué se replica tan tarde en Chile?, principalmente, por un tema cultural y por los obstáculos que ha impuesto la banca y el sistema regulatorio local, responde Beuchat, “Chile está acostumbrado a disfrutar de los monopolios: una sola red de débito (Redbank); un solo operador de tarjetas de crédito (Transbank)”.

Somos únicos en el mundo con este nivel de monopolio y ello no permite que nuevos jugadores entren fácilmente, menos si además de ser innovadores son disruptivos, dice el experto.

Pese a que algunos bancos ya están viendo el P2P como una oportunidad histórica de reposicionarse y reformular su negocio, el experto advierte que uno de los principales desafíos que hoy enfrenta el sector financiero es el de la innovación. Y tienen que hacerlo ahora, dice Beauchat. “Deben adelantarse y crear nuevas prácticas y aplicarlas en la gestión de riesgos, el relacionamiento y fidelización de los clientes y en nuevos productos y servicios”.

La mayoría de los bancos cree que innovar es poner tecnología en la mano del cliente y aún así llegan tarde, explica el experto. “Hace muy poco están participando activamente en los apps (aplicaciones) del ecosistema móvil basado en smartphones”.

Mientras ello ocurra seguirán emprendedores recurriendo a financiamientos alternativos a la banca. A fines del 2012, GrowMe canceló la última cuota del crédito que obtuvo a través de Cumplo.cl y ni siquiera tuvo que preocuparse de repartir la deuda entre los diferentes prestamistas, debido a que la plataforma presta este servicio.

 

Compartir
Síguenos en